lunes, 30 de julio de 2012

LA INTIMIDAD DEL PODER EN FOTOS Y ANECDOTAS DE VICTOR BUGGE- De Videla a Kirchner

El fotógrafo presidencial, que trabaja en la Casa Rosada desde 1978, acercó a Página/12 instantáneas con datos reveladores de la historia argentina desde la dictadura militar hasta la actualidad.

“El día del helicóptero corro a la terraza y uno de los jefes de seguridad no me deja pasar. Yo quería subirme y viajar con De la Rúa, aunque sea en una hélice. Lo curioso es que al otro día vuelve a la Casa Rosada para irse por la puerta y que no parezca una huida. Pero la imagen del helicóptero ya había salido en todos los diarios del mundo. ¿Qué hizo ese día que volvió? Se puso a firmar fotos. Ahí sobre la mesa tenía la carta de renuncia, las fotos que estaba firmando y un papelito con los nombres de las personas a las que le tenía que dedicar su retrato. ¡¡¡Increíble!!!”

OLOR

“Ese día fuimos a La Tablada. Todo era confusión. Nadie sabía quiénes estaban al frente del copamiento. Tomamos un helicóptero. En un momento se dijo que nos habían baleado mientras volábamos. Pero nunca sentimos ningún tiro. Cuando llegamos hicimos una recorrida. Había un olor a muerto, un olor a carne quemada increíble. ¡¡¡Yo vi una cabeza!!! Juro que vi una cabeza. Se me salían los ojos de órbita. Se intentó hacer la “visita” de una manera protocolar, pero era imposible. Alfonsín se fue de ahí con bastante olor a muerto. Después se reunió con Caridi, que era el comandante en jefe del Ejército, y con Nosiglia. Creo que todos tardamos días en recuperarnos.”

DISTENSIÓN

“Esta foto es en Chascomús. Alfonsín estaba esperando el resultado de las elecciones del ‘87, donde el radicalismo pierde todo en la provincia de Buenos Aires. Justo había una pelota ahí, no sé de quién. Y para matizar la espera le dije: ‘presidente, ¿se anima?’. Y se animó. Creo que nunca había tocado una pelota en su vida. Pero en la foto parece un crack. Fue el único momento distendido del día, porque cuando se enteró del resultado, todo se volvió terrible. A mí Alfonsín me cayó bien. Con él descubrí realmente lo que había pasado con los milicos. Viajábamos a Europa y ellos sabían lo que había pasado mejor que nadie, con lujo de detalles. En Europa éramos tapa todo el tiempo. Fue un momento de apertura importante. Yo era joven y al Juicio a las Juntas se le dio entonces una dimensión que por ahí no se le da ahora.”

PROPAGANDA

“Ese día Videla salió de Casa de Gobierno por Balcarce 50. Nunca, pero nunca salía por ahí. Pero iba a realizar una inauguración a la vuelta, en el Museo de la Rosada. Y justo pasaba una nena con su mamá, que no entró en el cuadro. Videla se agachó y le agarró los cachetes. La foto se terminó utilizando para hacer propaganda, para hablar del cariño de Videla por los chicos. Hace unos días se comunicó conmigo la chica de la foto, que está estudiando cine. Nos vamos a encontrar. Espero que no me odie. ¿Qué pasaba entonces conmigo en la Rosada? Podría inventar cualquier cosa, quién te lo va a desmentir. Pero la verdad es que no pasaba nada: a Videla no le importaba lo que hacía.”

RONDA

“Con Rodríguez Saá entran por primera vez las Madres a la Rosada. Era la primera ronda que no se hacía en la plaza sino en despacho presidencial. Fue un día muy especial y algunos se volvieron locos, en el buen y en el mal sentido. Rodríguez Saá manejó muy bien los espacios para que trascienda su actividad. No sé si me explico.”

SIEMPRE CERCA

“Duhalde y Chiche querían estar solos. Había quedado la puerta entreabierta. Y le saqué al espejo que se veía desde la hendija. Chiche siempre estaba cerca. Duhalde no laburaba para la foto. Había mucha puerta cerrada en el duhaldismo, mucha rosca.”

BOOMERANG

“Lopérfido lo convenció a De la Rúa de ir de Tinelli. Creía que era la mejor manera de invertir la carga negativa que tenía esa imitación en su persona. Y pasó lo del pibe de HIJOS, y después los gaffes. Resultó un boomerang. De la Rúa no lo pudo digerir y ahora acusa ridículamente a Tinelli de haber influido en su caída.”

DESCARGA

“Este es un viaje en Tucumán. Hicimos 18 kilómetros y lo único que veíamos era hambre, miseria, casa de cartón, olores terribles, perros, armas, chicos descalzos, sin dientes. Kirchner quedó conmovido. El es un tipo que va en un auto a toda velocidad. Esa es la imagen. Parece estar todo el tiempo contenido y cuando ve gente, descarga. Se tira adentro de la gente sin medir nada."

HIPOCRESÍA

“Esta foto fue tiempo después de la renuncia de Chacho. Es la representación más genuina de la hipocresía. Ninguno toleraba al otro. Y ahí estaban, cagándose de risa, como si fueran hermanos. Chacho quería volver. Quería ser jefe de Gabinete. Y por eso la sonrisa. Esa sonrisa de los políticos. Increíble ¿no?”

HISTORIA

“Este fue un viaje a Uruguay, para la asunción de Jorge Batlle. De la Rúa, como presidente, invitó a Alfonsín y a Menem. Es realmente una foto de las que va a quedar en la historia. En 20 años va a ser lo mismo que haber juntado a Yrigoyen, Perón y Frondizi. Son los tres presidentes elegidos por el pueblo. Ahí los tres me estaban reputeando por fotos que había tomado en sus respectivos gobiernos. Como el vino, la foto va a tener más valor con el paso del tiempo.”

EL QUINTO STONES

“Menem esperó a los Rolling Stones en Olivos con un traje amarillo. Lo había asesorado Ramón Hernández. Cuando apareció Jagger, Menem, canchero, le dijo ‘Hola Nick’, en vez de Mick. Pero todo bien: los muchachos se comieron toda la pizza y se tomaron todo el champagne. Los tipos invadieron Olivos y Menem peló los Cohiba que le mandaba Fidel Castro. Estaban ahí todos fumando. Fue una fiesta bien Stones. La gente decía que era el quinto Stones.” “Lo de Charly fue terrible. Cuando se puso a tocar Los Dinosaurios, a mí se me aparecieron las imágenes de Videla y Galtieri. Menem lo vivió como una fiesta. Para mí fue un día de terror. La visita de Diego también fue fuerte. Recuerdo que después de apoyar la sien sobre la de Menem, me dice: ‘Víctor, sacame una foto así, porque con el único que yo me saco una foto así es con mi viejo’. Nos conmovió.”

FASO

“Esta foto fue el día en que se conocieron los indultos. El no los anuncia formalmente, pero comienza a correr la información. Menem estaba en Córdoba y había armado un acto, como si nada hubiera pasado. Pero ese día estaba llamativamente desprolijo, con el pelo llovido sobre la frente. Recuerdo que en aquel acto se sentó y prendió un faso, como quien no quiere la cosa. Prácticamente nunca se había mostrado en público fumando, a no ser un habano. Fue un día muy especial. Menem no fumaba muchos cigarrillos. Lo hacía de vez en cuando, y en momentos especiales. Y generalmente los pedía porque nunca los tenía a mano. Sin duda ése fue el faso del indulto. Representaba un estado de ánimo.”

Fuente:http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-30768-2004-01-25.html
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada